Algunos panoramas para disfrutar la temporada otoño invierno en Biobío





Compartir:

Hace años que el verano dejó de ser el mes exclusivo para las vacaciones o las escapadas de fin de semana. Hoy, buscar destinos lejos de las multitudes, encontrar escenarios distintos o simplemente descansar durante el invierno, son excusas perfectas para hacer un paréntesis en la rutina, tomar la mochila y salir a disfrutar.

Por eso, y para que te animes a descubrir Biobío, acá te dejamos algunos panoramas que puedes hacer durante la temporada otoño – invierno en la región. ¡Y ojo que son solo algunos!

 

Fotografiar la Laguna del Laja entre la nieve

Zona de excursiones y turismo aventura, Antuco invita a tomar la mochila e internarse por senderos montañosos. Un destino único en la Región del Biobío que en invierno promete sorprender sobre todo con la belleza del Parque Nacional Laguna del Laja y la majestuosa laguna del Laja entre la nieve. Una escena ideal para cualquier película de fantasía.

 

Hacer una caminata en la selva húmeda del Monumento Contulmo

El Monumento Natural Contulmo está ubicado a sólo 6 km de Contulmo, en la ruta hacia Purén, en plena cordillera de Nahuelbuta. Este pequeño reducto de 82 hectáreas alberga una abundante flora, donde destacan árboles como laurel, aromo, olivillo, roble, ulmo y tineo, además de 26 especies de helechos. Una selva siempreverde que podrás conocer en sencillos senderos donde la única conexión es con la naturaleza. Camina atento, porque es posible ver fauna como el pudú, zorro, monito del monte, sapito cuatro ojos y ranita de Darwin.

 

Caminar por el Parque Ecuador entre las hojas

El panorama ideal para una tranquila tarde de domingo es caminar por el Parque Ecuador en otoño. Los colores tierras de las hojas que inundan sus calles pueden terminar con un café caliente en el Museo de la Historia o en un sendero sencillo en el Cerro Caracol.

 

Dormir entre el bosque en la Cordillera de Nahuelbuta

A 10 km de Cañete, en un antiguo fundo de alemanes, se puede encontrar el parque Reussland y sus 60 hectáreas de bosque nativo. Allí puedes dormir en “nidales” o refugios ecológicos que se encuentran en medio de un bosque de árboles nativos de la Cordillera Nahuelbuta. Naturaleza viva al salir de la cama.

 

 

Sentir la real intensidad de los Saltos del Laja

La enorme cascada ubicada a 32 km de Los Ángeles, ha sido protagonista de cientos de fotografías de viajeros de paso cada verano. Sin embargo, la mejor postal se encuentra tras las intensas lluvias de invierno donde las cuatro cascadas que conforman este icónico atractivo regional alcanzan su real fuerza e intensidad.

 

 

Comer un mariscal caliente en el Litoral de Biobío

Talcahuano, Tomé, Arauco y tantos otros destinos costeros son los que ofrecen este reponedor plato de mar. Un ideal para días de frío que en su mezcla de choritos, machas, colitas de camarones, entre otros, entrega un sabor intenso que puede ayudar a mantener la temperatura en cualquier mercado, cocinería o restaurante de Biobío.

 

 

Descansar en una tinaja caliente en la comuna de Pinto

En medio de la nieve de la cordillera de Ñuble puedes encontrar diferentes servicios de cabañas, hoteles y hostales. Algunos de ellos además integran las conocidas tinajas o “hot tubs” que pueden transformarse en un imperdible para aquellos que quieran desconectarse de la rutina y disfrutar del paisaje sin bajar la temperatura. Recinto, Los Lleuques y Valle las Trancas son destinos obligados durante la temporada otoño-invierno

Síguenos